Bruxismo ¿Qué pasa si no lo tratamos?

En nuestra clínica vemos muchos problemas dentales y uno de ellos es el bruxismo, el cual se diagnostica de una forma bastante sencilla, pues los odontólogos experimentados lo ven a simple vista observando los dientes.

Podemos ver bruxismo en niños, pero lo cierto es que los que más acuden son los adultos, pues como veremos a continuación, parece que puede originarse por el tipo de vida que llevamos.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo consiste en movimientos inconscientes del aparato masticatorio que se manifiestan al apretar o rechinar los dientes. A las personas que hacen este tipo de movimientos les llamamos bruxistas.

Se produce más frecuentemente durante la noche, pero también se puede producir durante el día. Esto puede resultar muy incómodo en determinadas situaciones sociales. Puede llegar a producir dolores de cabeza y migrañas, y dolores cervicales.

¿Existen distintos tipos de bruxismo?

Sorprendentemente, así es.
Bruxismo céntrico: se produce cuando se ejerce una presión continuada entre maxilar y mandíbula. Una de sus consecuencias son roturas en los cuellos de los dientes en forma de cuña.
Bruxismo excéntrico: consiste en movimientos de deslizamientos laterales entre maxilar y mandíbula. Una de sus consecuencias es la pérdida de la dimensión vertical de los dientes, es decir, que se van haciendo cada vez más pequeños por el desgaste.
Bruxismo primario: es un fenómeno que existe, pero no se conoce la causa precisa. Sin embargo, sabemos que está normalmente ligado a la maloclusión dental, a lesiones
articulares o a tensiones musculares.
Bruxismo secundario: está asociado a problemas neurológicos, psiquiátricos o farmacológicos.

¿Cómo de grave es el bruxismo?

Algunas consecuencias del bruxismo son más graves que otras. A veces el bruxismo está ligado a periodos de estrés, ansiedad y tensión, y por tanto, puede afectar a la calidad del sueño.

A largo plazo, el bruxismo puede producir consecuencias nefastas sobre la salud bucodental. Como ya hemos mencionado, puede producir graves desgastes en los bordes y también en los cuellos, puede existir más propensión a inflamaciones de los tejidos que sujetan al diente, más propensión a la gingivitis y también a la caries.

Además, puede provocar desgastes en la articulación temporomandibular, dolor de espalda, cabeza, nuca, de oídos y hasta insomnio crónico.

¿Qué puedo hacer si creo que soy bruxista?

Si sientes a menudo una tensión constante en la mandíbula y observas deterioro en los dientes, es posible que sufras de bruxismo.

Es importante hablar con tu dentista para determinar causas y plantear soluciones. La más común y más extendida es llevar una prótesis bucal durante las horas de sueño. Es una solución rápida y muy efectiva para evitar las consecuencias asociadas al bruxismo.

Hay otras recomendaciones asociadas al estilo de vida que pueden ayudar a calmar el bruxismo, tales como: evitar en lo posible el consumo de estimulantes, reducir el consumo de azúcar, practicar deporte, yoga y meditación. Esto ayudará a reducir el estrés y la ansiedad.

El bruxismo puede ser un problema grave que afecta a tu salud, a tu calidad de vida y a la de los que te rodean. Si crees que puedes tener bruxismo, pide una cita en nuestra clínica para que podamos ayudarte.

Deja un comentario

910 665 331