¿Qué es la periodontitis? Síntomas y causas

La periodontitis es una de las enfermedades más graves que podemos padecer en nuestra boca, ya que puede conllevar la pérdida de piezas dentales y de hecho es la principal causa de que esto suceda en adultos.

Es posible que vaya más allá, puesto que las bacterias que la provocan pueden llegar al riego sanguíneo y de hecho se sabe que la enfermedad periodontal se relaciona con otras como la artritis reumatoide o problemas en las arterias.

Síntomas y causas de la periodontitis

Esta enfermedad la causan las bacterias que viven en nuestra boca, de las que se conocen alrededor de 700 distintas y las cuales se van depositando en los dientes y sobre las encías.

Poco a poco se va formando una especie de sustancia pegajosa que se coloca por todas partes, incluso entre los dientes, allí a donde el cepillo no llega y de ahí la importancia de usar seda dental, cepillos específicos para los espacios interdentales o incluso un irrigador.

Si no se hace así, esta placa pasa a ser sarro, el cual se deposita bajo la línea de las encías, comenzando así a producir daños entre los que el primero es la gingivitis, una irritación de las encías que hace que se pongan rojas.

Sintomas y causas de la periodontitis

El siguiente paso es la infección, la periodontitis, con la creación de lo que los profesionales conocen como bolsa periodontal, un espacio que se genera entre la encía y el diente, que se va agrandando y acumulando más bacterias.

Al no tratarse a tiempo, la infección provoca que se pierda tejido y hueso. Como resultado se suelen caer varias piezas dentales, con lo que esto supone a nivel estético y de salud.

Hay una serie de manifestaciones que deben hacer que se nos enciendan todas las alarmas, de modo que si se padecen lo mejor es acudir a nuestra clínica cuanto antes.

Cepillo de dientes que se tiñe de rosa

Una de las señales que más asustan a los pacientes es que el cepillo se tiña de rosa después de lavarse los dientes, lo que significa que hay sangrado cuando no debería haberlo.

Cepillarse los dientes jamás hace que se vea sangre y eso es un signo de que algo no va bien en nuestra boca.

Escupir sangre después del cepillado o al pasar el hilo dental

Relacionado con lo anterior, y poco agradable, es escupir sangre cuando expulsamos la pasta de dientes o nos pasamos el hilo dental.

Aquí no vemos algo rosa, sino que notamos de forma muy clara que nuestra boca está sangrando, lo que suele asustar bastante.

Encías inflamadas o pus entre los dientes

Al tener periodontitis estamos padeciendo una infección, de forma que es normal que notemos muchas molestias en la boca, con inflamaciones en las encías o incluso entre los dientes.

Esto nos va a provocar dolor generalizado en esa zona, y dificultades para masticar hasta que la infección no se solucione.

Las encías se encogen

Recordemos que se crean espacios entre los dientes y la encía, lo que significa que esta se retrae y parece que los dientes han crecido de repente.

Con el fin de medir estos espacios, nuestros profesionales emplean una sonda periodontal. Tiene un nombre raro y es normal que no se conozca para qué sirve la sonda periodontal, por lo que se puede decir que es una especie de regla.

Gracias a ella, los dentistas ven cómo de grande es la bolsa periodontal y conocen así la gravedad de la periodontitis en ese paciente.  

Prevención de la periodontitis

Aunque existen tratamientos para la periodontitis muy efectivos, como los antibióticos después de efectuar una limpieza bucal a fondo, lo mejor con el fin de que no aparezca es la prevención, pues eso evitará la pérdida de piezas dentales.

¿Cómo podemos prevenirla? Lo fundamental es la higiene cepillándonos los dientes al menos dos veces al día. No hay que olvidar usar hilo dental o cepillos interdentales, e incluso podría ser recomendable el uso de un irrigador bucal.

Junto a la higiene, otra forma de prevenirla son las revisiones periódicas que podemos llevar a cabo en nuestra clínica al menos una vez al año, en la que se valorará la posibilidad de hacer una limpieza bucal, ya que hay que evitar que el sarro se deposite en las encías.

Esta limpieza puede que se deba hacer con más frecuencia, pues existen medicamentos que interfieren en la producción de saliva y una disminución de esta ayuda a que la acumulación de sarro sea mayor.

Además, algunos hábitos como el tabaquismo también favorecen la aparición de la periodontitis, por lo que si el cliente no deja de fumar (lo que no es fácil) conviene que se haga las limpiezas varias veces al año, o al menos que vaya a revisión cada seis meses con el fin de ver si son necesarias o no.

En conclusión, la periodontitis es una enfermedad grave que se puede prevenir manteniendo las encías y los dientes sanos. Si tiene algún síntoma de periodontitis, concierta una cita lo antes posible para ayudar a prevenir daños mayores.

Deja un comentario

910 665 331